cuatrominutos.com

Aprende cómo postponer la gratificación y transformarás tu vida

Postón la gratificación y, al hacerlo, empezarás a alcanzar tus objetivos y serás más feliz en tu vida cotidiana.
Planta postponer la gratificación

Postponer la gratificación es la habilidad de resistir la tentación de satisfacer un deseo inmediato a cambio de una recompensa más grande en el futuro. Esta habilidad es importante porque puede ayudarnos a alcanzar nuestros objetivos y a tomar decisiones sabias en nuestra vida cotidiana.

¿Qué significa exactamente postponer la gratificación?

Postponer la gratificación es la habilidad de resistir la tentación de satisfacer un deseo inmediato a cambio de una recompensa más grande en el futuro.

Por ejemplo, si queremos ahorrar dinero para comprar una casa, tendremos que resistir la tentación de gastar en cosas innecesarias y en su lugar, ahorrar ese dinero para nuestro objetivo a largo plazo. Del mismo modo, si queremos mantenernos en forma, tendremos que resistir la tentación de comer alimentos poco saludables y en su lugar, optar por opciones más sanas que nos ayuden a alcanzar nuestras metas a largo plazo.

Aprender a postponer la gratificación no siempre es fácil, especialmente en una sociedad donde se nos incentiva a buscar la gratificación inmediata. Sin embargo, con práctica y determinación, cualquier persona puede desarrollar esta habilidad y beneficiarse de ella en su vida cotidiana.

 

¿Cómo evitar la gratificación inmediata?

Para evitar la gratificación inmediata, es importante tener una meta clara y un plan para alcanzarla. También puede ser útil establecer recompensas intermedias para mantenerse motivado y enfocado en la meta a largo plazo. Además, es importante recordar los beneficios a largo plazo de resistir la tentación de la gratificación inmediata.

Evitar la gratificación inmediata puede ser un desafío en una sociedad que nos incentiva a buscar la gratificación inmediata. Sin embargo, desarrollar esta habilidad puede ayudarnos a alcanzar nuestros objetivos y tomar decisiones sabias en nuestra vida cotidiana.

Establecer recompensas intermedias puede ser una buena manera de mantenerse motivado y enfocado en la meta a largo plazo. Por ejemplo, si queremos ahorrar dinero para comprar una casa, podemos establecer una meta de ahorro mensual y recompensarnos con algo pequeño cada vez que alcancemos esa meta.

Además, es importante recordar los beneficios a largo plazo de resistir la tentación de la gratificación inmediata. Por ejemplo, si resistimos la tentación de gastar dinero en cosas innecesarias, tendremos más dinero para nuestro objetivo a largo plazo. Si resistimos la tentación de comer alimentos poco saludables, tendremos una mejor salud y más energía para alcanzar nuestras metas.

Otra manera de evitar la gratificación inmediata es buscar apoyo y comunidad. Compartir nuestros objetivos y metas con amigos y seres queridos puede ser una forma de mantenernos enfocados y motivados. Además, pueden brindarnos apoyo y comprensión cuando nos enfrentamos a la tentación de la gratificación inmediata.

¿Qué es la gratificación en psicología?

En psicología, la gratificación se refiere a la satisfacción de un deseo o necesidad. Cuando se habla de postponer la gratificación, se está hablando de resistir la tentación de satisfacer un deseo inmediato a cambio de una recompensa más grande en el futuro.

La gratificación también puede ser un factor importante en la toma de decisiones. A menudo, nos enfrentamos a situaciones en las que tenemos que elegir entre opciones que nos brindan gratificación inmediata o recompensas a largo plazo. Por ejemplo, podemos elegir comprar un producto caro que nos haga felices en el momento o ahorrar ese dinero para comprar algo más valioso en el futuro.

La gratificación es un concepto importante en la teoría del desarrollo humano. Según esta teoría, las personas experimentan una serie de necesidades básicas, como la necesidad de alimento, agua, afecto y seguridad, que deben ser satisfechas para que puedan desarrollarse de manera saludable.

Además, la gratificación también juega un papel importante en la formación de hábitos y conductas. Cuando experimentamos gratificación al hacer algo, es más probable que queramos repetir esa conducta en el futuro. Por ejemplo, si comemos algo que nos gusta, es más probable que queramos volver a comer eso en el futuro.

¿Qué libros pueden ser útiles para ayudarme a conseguir postponer la gratificación?

  1. «La fuerza de la disciplina: cómo desarrollar el autocontrol en un mundo de tentaciones» de Stephen Covey
  2. «Cómo cambiar cualquier hábito» de Charles Duhigg
  3. «Desarrolla la paciencia: cómo controlar tus impulsos, mejorar tus relaciones y alcanzar tus metas» de Martin Meadows
  4. «El poder de la disciplina: cómo dominar tus hábitos, impulsos y emociones» de Brian Tracy
  5. «La fuerza de la voluntad: cómo dominar tus deseos y tus miedos» de William James

En conclusión, postponer la gratificación es una habilidad importante que nos ayuda a alcanzar nuestros objetivos y tomar decisiones sabias en nuestra vida cotidiana. Aunque no siempre es fácil, con práctica y determinación, cualquier persona puede desarrollar esta habilidad y beneficiarse de ella en su vida.

Fotografía – Unsplash

Artículos relacionados
Productividad

El productivismo puede estar arruinando tu vida

El productivismo es una ideología que se basa en la idea de que el progreso y el bienestar de una sociedad se miden en términos de la producción y el consumo de bienes y servicios, pero, ¿Realmente nos es útil?